Adiós a Sergio Zapata, más de 40 años de trayectoria en el diseño teatral, la escenografía y la docencia

Junio 9, 2016 2:46 pm Por
Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

Sergio Zapata

La madrugada del 9 de junio falleció, a los 82 años, el diseñador teatral Sergio Zapata, quien también fue docente de UNIACC. El profesional había recibido en 2015, de parte del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, el Sello de Excelencia.

Creo que la cultura y las artes chilenas están en deuda con el diseño. Nunca se le ha dado el Premio Nacional de Arte a un diseñador teatral. Este trabajo suele ser muy solitario, y es peor aun cuando pocos lo reconocen”, había afirmado el artista quien partió aquejado de un cáncer a la próstata.

Zapata fue uno de los gestores en la fundación del Ballet Arte Moderno, a la vez de diseñador de vestuario y escenógrafo del Teatro Nacional Chileno. También se desempeñó como escenógrafo del Teatro Nacional y director de arte en series como “La Torre 10”, “La Quintrala”, y otras de Televisión Nacional de Chile.

En total, realizó más de 200 creaciones escenográficas, manteniéndose activo hasta hace muy poco. Recientemente, participó en el diseño del montaje “Esperando la Carroza”, de Jacobo Langsner, la que tuvo una temporada el año pasado en la Sala Antonio Varas.

El profesional se declaraba admirador del estilo oriental, como la música de Scheherezade, del compositor ruso Nikolái Rimski-Kórsakov.

Además de haber sido docente en universidades chilenas y en la Universidad de California, Zapata también hizo clases en UNIACC, en las carreras de Comunicación Audiovisual, y Teatro y Comunicación Escénica.

El velatorio de Sergio Zapata se está desarrollando en el Teatro Antonio Varas, en Morandé 25, Santiago.

Ana Reeves: “Sergio le puso siempre”

La decana de la Facultad de Artes de la Comunicación de UNIACC, Ana Reeves, una de las amigas que lo acompañó en su última etapa, expresa que “lo fundamental de Sergio era su talento, tanto su talento artístico como su talento para enseñar, para compartir lo que él sabía, lo que él creaba, y lo que él amaba. Siempre lo que hizo, lo hizo por vocación, por amor”.

Reeves comparte que Zapata “ambientó e hizo cosas maravillosas, trabajaba con una rigurosidad y un amor que era espectacular”.

Cuando hicimos “La Quintrala”, se preocupaba de que no saliera en cámara la botánica que no existía en esa época en Chile, lo mismo con los animales, porque había perros que en ese momento no existían en Chile y él se preocupaba de ese detalle. Incluso de las cosas más mínimas. Ahora mucha gente se reiría y diría ‘Pero cómo, pa’ qué le pone tanto. Afortunadamente, Sergio le puso siempre. Por eso fue la persona que fue y supo enseñar con rigurosidad y formó a mucha gente y muy valiosa”, relata la autoridad académica de UNIACC.

Universidad UNIACC