Egresada de Universidad UNIACC es una de las intérpretes en la versión chilena de “Cats”

Abril 3, 2014 1:10 pm Por
Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

No hay que dejarse estar y siempre cultivarse de todas las áreas artísticas, para lograr ser un intérprete integral”, advierte Carolina Pérez, egresada de Danza y Coreografía de UNIACC y una de las participantes en el musical “Cats”, actualmente en cartelera en el Teatro Municipal de Las Condes.

La obra, en funciones hasta el 27 de abril, está escrita por el compositor inglés Andrew Lloyd Webber, también autor de las ópera rock “Jesucristo Superestrella” y “Evita”, además de “El Fantasma de la Ópera”. El musical está  basado en la colección de poemas de T. S. Eliot, “Old Possum’s Book of Practical Cats” (El libro de los gatos habilidosos del viejo Possum).

En la versión en español de “Cats”, participan 27 artistas nacionales y extranjeros, apoyados por una orquesta de 11 músicos, más 20 profesionales tras bambalinas. La dirección es de Juan Edwards.

Carolina Pérez obtuvo en el musical el papel de Electra, una gata atigrada.

-¿Cómo se produjo la oportunidad de que participaras en esta producción?

-Esta oportunidad se dio porque asistí al casting para bailarines de “Cats”. Éste consistió de varias etapas que había que ir superando, cada vez con más dificultad. Requería tener una muy buena condición física, además de un buen dominio de la técnica clásica (Ballet)

-¿Cómo es tu papel en la obra?

Mi gata se llama Electra. Es una gata pequeña, muy juguetona, la cual tiene un dúo de zapateo americano en la canción de “The Old Gumbie Cat” o “La gata Marmota”.

-¿Qué ha sido lo más difícil para ti en esta producción?

Lo más difícil fue lograr la resistencia física para bailar y cantar al mismo tiempo. Las coreografías son de una exigencia técnica altísima, además de ser de, al menos, 11 minutos cada una. A esto hay que agregar que debo cantar como soprano con micrófono inalámbrico, sin dejar que mi agitación se note en mi voz.

-¿Qué es lo que más te ha gustado de esta experiencia?

¡Todo! Ha sido una experiencia maravillosa y me ha ayudado a crecer como intérprete y persona. Gracias a este musical tuve la oportunidad de tomar clases de Ballet con el Gran Maestro Eduardo Yedro, coreógrafo del Ballet Municipal de Santiago; también clases de vocalización y canto con Ana María Meza y Juan Edwards. Además, estoy rodeada de gente talentosísima, con años de experiencia en su cuerpo. Por lo tanto, también he aprendido de cada uno de mis compañeros. Soy la segunda más pequeña, en edad, del elenco.

-¿Cómo consideras que te ha ayudado en tu profesión estudiar Danza y Coreografía?

Gracias a esta carrera y a los excelentes maestros que la componen, manejo distintas técnicas de danza. Tengo un buen dominio del escenario y -no menos importante- también DISCIPLINA. Claramente, siempre hay que seguir tomando clases, sobre todo ballet.

-¿Algo adicional que te gustaría destacar?

Participar en “Cats” me abrió los ojos a que sí se puede vivir de la danza en Chile. Recién está empezando, es verdad, pero al menos la producción de Inda Gooycolea y Asociados son unos de los pocos que ofrecen contrato, seguro médico y un buen sueldo.

-Hoy hay muchos alumnos de primer año de Danza y Coreografía que se pueden entusiasmar todavía más con la carrera al saber que una egresada tiene estos logros. ¿Cuál es tu mensaje para ellos?

Sean perseverantes, disciplinados, respetuosos con sus maestros y no pierdan jamás la fe en ustedes mismos. Danza es una carrera difícil, requiere mucha dedicación y tiempo. Como dijo Mikhail Baryshnikov: “Nadie nació siendo bailarín, debes desearlo más que cualquier otra cosa”.

Fotografías: cortesía de Carolina Pérez.

Universidad UNIACC.