El guion según John Truby, o “la anatomía” del perfeccionamiento académico

Abril 23, 2013 2:02 pm Por
Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

John Truby, a la izquierda, en compañía de los docentes de Publicidad en UNIACC, Angélica Ronda y Francisco Basauri.

“Saber la forma de estudiar historias es un gran aporte para todo tipo de escritores, ya que ahorramos tiempo al tener conocimiento sobre qué no funciona”, asegura el estudiante de UNIACC, Miguel Carrasco, uno de los asistentes al curso “The Anatomy of Story” del guionista estadounidense John Truby.

El encuentro –traducido como “La anatomía de la historia” o del relato- se efectuó el 20 y 21 de abril, en el Centro Cultural Gabriela Mistral, GAM. El sistema del estadounidense –que se conoce como “Método Truby”- divide en 22 etapas la construcción de un libreto.

Truby ha desarrollado su carrera principalmente como académico. Sus estudiantes se han desempeñado en compañías como Pixar, Disney, Sony Pictures, Fox, HBO, BBC, Universal y MTV. Sus últimos trabajos como guionista fueron la cinta “Entrelobos” y el documental “African Cats”, en 2011.

Carrasco, estudiante de séptimo semestre de Comunicación Audiovisual en la especialidad de Guiones para Cine y Televisión, recibió una beca completa de parte de Magallánica Producciones -responsables de la venida de Truby- para asistir al curso.

El alumno obtuvo el beneficio por ser el mejor promedio de notas en su nivel y especialidad. La iniciativa fue una gestión conjunta del área de Extensión de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de UNIACC y de la mencionada carrera.

Oportunidad de perfeccionamiento docente

Además de Carrasco, 10 profesores de la Universidad también recibieron una beca completa para el seminario. Uno de ellos fue Daniel Osorio, docente en Periodismo y en la especialidad de Televisión de Comunicación Audiovisual.

Osorio califica el enfoque de Truby como “altamente profesional y competitivo”, por lo que la experiencia del seminario, en su visión, contribuye a una actualización respecto de “los guiones que más llegan al público”.

Otra docente que participó en la conferencia fue Isabel Budinich, también perteneciente a la especialidad de Guiones para Cine y Televisión.

“Muchos teóricos desarrollan sus visiones de forma más general. Truby lo hace de forma particular, por lo que se arriesga a tener seguidores y a su vez detractores, ya que plantea una forma específica de enfrentarse a un guion”, expresa.

“Estar frente a un autor que trabaja codo a codo con grandes guionistas internacionales es acercar el mundo del guion más y más a nuestro país”, asegura Budinich. En sus palabras, encuentros de este tipo permiten “lograr niveles de especialización en los guionistas chilenos, algo que, sin duda, traerá buenos resultados, sobre todo en las piezas narrativas nacionales, ya sea en cine o en televisión”.

De izquierda a derecha: Karen Ramírez, Miguel Carrasco y Romina Vargas, estudiantes de UNIACC. Fotografía: Ignacio Duarte.

La importancia de la experiencia en la creación

“Mi problema más grande a la hora de escribir es la falta de motivación y eso genera que mis guiones no sean particularmente buenos. Truby nos dijo que escribiéramos cosas que  sean capaces de cambiarnos la vida, ya que si no conseguimos venderlas, al menos habrán cambiado nuestras vidas en el proceso”, comparte Miguel Carrasco, estudiante de UNIACC.

“Encontré en su consejo la respuesta a mi problema de motivación, ¿cómo puedo escribir desmotivado si estoy desarrollando algo que está por cambiar mi vida? Dicho de otra forma, si pongo mi alma en lo que escribo, la motivación llegará sola”, reflexiona.

“Existe un consenso en que hay ciertas formas de contar historias que dejan a la audiencia con un grado de satisfacción mayor. Hay formar de contar historias y de crear situaciones que simplemente no llenan a la audiencia y les dejan una situación de vacío”. Por ello, Carrasco afirma que el seminario “fue una experiencia muy provechosa en todo sentido. Contribuyó tanto en mi formación profesional como en mi forma de ver las historias”.

Si bien “saber teoría es un gran apoyo para el común de nosotros”, el estudiante aclara que la creación “no es una ciencia exacta con reglas absolutas, todo es modificable y adaptable, nada está escrito en piedra”.