Estudiantes de Arquitectura de UNIACC visitaron el primer Templo Bahá’í de Sudamérica

Noviembre 25, 2015 4:03 pm Por
Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

Templo

Una pasantía en obra significa tener las herramientas necesarias para llevar a cabo la correcta ejecución de una obra, es decir, comenzar a obtener cierto nivel de práctica en terreno”, afirma la docente de Arquitectura de UNIACC, Andrea Aguilera.

El 21 de noviembre,  estudiantes pertenecientes a la modalidad Pro de la mencionada carrera, asistieron al Templo Bahá’í de Sudámerica, situado en Peñalolén, en el contexto de una pasantía de obra en la carrera, la que involucra trabajo en aula y en terreno.

La oportunidad de realizar esta visita surgió por el contacto con el director del Templo y su jefe de obra, quienes con toda disposición accedieron a realizar esta visita un sábado, con la explicación técnica en detalle de todas las etapas de la construcción”, comparte la profesional.

El culto Bahá’í, originario del siglo XIX en el Medio Oriente, reúne siete casas de adoración en distintos continentes. Además del que está en construcción en Chile, existe uno en Australia, Alemania, Estados Unidos, India, Panamá, Samoa y Uganda.

La construcción del recinto de Peñalolén comenzó en noviembre de 2010 y la inauguración está programada para octubre de 2016. Se trata de uno de los escasos edificios que en Chile cuenta con aisladores sísmicos.

La decisión de visitar esta obra en particular pasa por la complejidad de su diseño y construcción”, explica Aguilera, “además de ser una obra de carácter internacional, que se inició con un concurso en el que se presentaron 185 propuestas. Su proceso de construcción ha significado la participación y coordinación internacional de países como Canadá, Portugal, Francia, Italia, Alemania y Chile”.

En palabras de la docente, “el principal desafío de la obra radica en que su diseño corresponde a la disposición de su fachada como alas traslúcidas que se elevan del suelo, dando una imagen de liviandad. Sin embargo, este edificio presenta una estructura tridimensional de acero de gran peso, con recubrimientos interiores de mármol y un acabado exterior de más de seis mil piezas de vidrios traslúcidos”.

Aguilera adelanta que el grupo de estudiantes que visitó el templo en construcción, “pondrán en práctica todo lo aprendido en esta visita, a partir de un trabajo académico. En éste deberán realizar el seguimiento de otro edificio, mediante la descripción de las partidas involucradas en el proceso de la construcción, lo que será evaluado con una nota dentro del curso”.

Este tipo de actividades es muy valiosa para los alumnos, porque les permite acercarse a la realidad de la construcción y el quehacer arquitectónico al que se enfrentarán como profesionales”, sintetiza.

En cuanto a los valores que adquieren como futuros profesionales, está el sentido del compromiso y la responsabilidad, dado la complejidad de las obras, además de la capacidad de dirigir a un equipo multidisciplinario para la coordinación de las distintas especialidades que intervienen”, asevera la docente.

La académica expresa que en la asignatura Construcción e Instalaciones: Pasantía en Obra, perteneciente a la modalidad Pro de Arquitectura, “se plantea como la fase cúlmine en la aplicación de los conocimientos adquiridos durante la formación académica, no solo desde la perspectiva teórica, sino que con mayor implicancia del ámbito práctico requerido para la concreción material de los proyectos. Por esto, se enfatiza a los alumnos en los principales sistemas constructivos utilizados en la actualidad, y se profundiza también en las instalaciones y sus aplicaciones de acuerdo al tipo de edificación”.

Fotografía: Cortesía de Andrea Aguilera

Universidad UNIACC