Margot Loyola, artista, investigadora y docente con 80 años de trayectoria: “Tendremos siempre música”

Agosto 5, 2015 4:09 pm Por
Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

MLE

“Soy una agradecida de mi país. Tengo 170 premios y pienso que me queda poca vida para merecerlos. ¡Yo no merecía tanto! Porque para mí, lo que he hecho, es mi vida, mi necesidad”, afirmó en 2012 Margot Loyola, quien partió hacia la posteridad el lunes 3 de agosto, con 96 años de edad.

Nacida el 15 de septiembre de 1918, en Linares, Región del Maule, Margot Loyola fue Premio Nacional de Arte, Mención Música, en 1994. Inició sus estudios de piano en 1926, para luego, en 1931, crear con su hermana Estela el dúo “Las Hermanas Loyola”,  en la VII Región.

En 1953, fue parte del primer conjunto folklórico de Chile, “Conjunto de Alumnos de Margot Loyola”, el que después se llamara Conjunto Cuncumén, teniendo a Víctor Jara como voz solista. Asimismo, estudió la cultura mapuche entre 1955 y 1960, al igual que la cultura campesina chilena, reflejando este trabajo en publicaciones y grabaciones.

En sus facetas de artista, investigadora y docente, fue precursora en investigar el legado musical y coreográfico de la Isla de Pascua.

Loyola narró así su primer encuentro con Violeta Parra: “Cuando oí a Violeta en una fonda cantar sola ‘La jardinera’, me impresionó. Le digo ‘¿De dónde aprendió usted esta tonada?’. Se me enojó: ‘¡Qué se imagina, usted! ¡Esta tonada es mía!’. Perdone, señora, pero es que la vengo viendo recién… Y de ahí empezamos”.

Margot no ocultaba su admiración por la compositora de temas como ‘Casamiento de negros’: “Ella era genial. A mí me gusta mucho todo el estudio; a ella no le gustaban las academias. Ella no lo necesitaba, porque nació genial. Yo no, nunca tuve sus condiciones. Por eso tuve mucho que estudiar para llegar donde estoy por alcanzar”.

Entre los reconocimientos a la artista –quien admitía que “a mí no me cruje nada que no sea la música o la danza”- destacan en 1996 con la Orden al Mérito Docente y Cultural “Gabriela Mistral”, en el Grado de Gran Oficial; y la Medalla “Cruz de Bullaca al Gran Comendador”, concedida en 1997 por el gobierno colombiano.

“El paisaje es música, los vientos son música, los árboles, y eso lo tendremos siempre en la naturaleza, así que siempre tendremos música. Y el hombre irá captando más o menos, pero tendremos siempre música”, aseguró Loyola.

Por eso, por todo su legado, dedicación y generosidad con el público, gracias, Margot, y hasta siempre.

Universidad UNIACC