Música y Sonido: creación, recursos tecnológicos y diversidad disciplinar

Febrero 25, 2013 6:10 am Por
Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

La carrera de Música y Sonido de UNIACC está acreditada hasta diciembre de 2015 por la Agencia Acreditadora de Chile, A&C. El programa ofrece dos opciones de especialización: en Composición e Interpretación Musical; o en Tecnología del Sonido y Producción Musical.

La vinculación con el medio de los alumnos de la carrera se ejemplifica en el hecho que uno de los creadores del tema que representará a Chile en el Festival de Viña 2013 es el estudiante Antony Albert.

La canción “Ven, ven, bésame”, que participará en la competencia internacional del certamen, es el resultado del trabajo en conjunto entre Albert y el docente de la carrera, Gustavo Pinochet. El tema será interpretado por la cantante Azzu.

Según el académico, la canción fue la seleccionada entre aproximadamente “600 postulaciones”.

En otro aspecto, en noviembre, la carrera desarrolló su primer Festival de Música y Sonido, el que  incluyó conciertos y clases magistrales. De igual modo, todos los protagonistas del certamen estaban ligados al programa, ya sea como profesores, alumnos o egresados.

Uno de los docentes de UNIACC que participó en el encuentro fue el director orquestal del Festival de Viña del Mar, Carlos Figueroa. Además, una de las agrupaciones que se presentaron fue el grupo Ensamble-Taller, banda integrada por alumnos, egresados y profesores de la carrera.

El cierre del Festival fue el 23 de noviembre, fecha en que el jazzista y bajista Christian Gálvez ofreció su Concierto sinfónico Nº 1 para bajo y orquesta, esto en el auditorio de la institución, situado en Avenida Salvador 1200, comuna de Providencia.

En octubre de 2012, la obra de Gálvez -que reunía a 35 músicos- se había ofrecido en la Catedral de Copiapó, ocasión en la que también participó la Orquesta de Cámara de la ciudad y el Ensamble Sinfónico Contemporáneo.

El músico fue Premio Nacional de Arte de Altazor en 2000, como mejor ejecutante, y en 2008 como mejor disco de jazz, por Imaginario.