Película de egresados utilizará como escenario edificios históricos de Chuquicamata

Agosto 5, 2014 11:39 am Por
Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

CHUQUI2

Estamos muy contentos con el apoyo brindado por la comunidad del Norte, principalmente Chuquicamata y Calama. Están muy interesados en colaborar y ser partícipes de este proyecto”, afirma la egresada de Cine de UNIACC, Belén Giadach.

Giadach, en las funciones de directora y guionista, está actualmente desarrollando su trabajo de tesis en la mencionada especialidad de Comunicación Audiovisual, en conjunto con los también egresados Michelle Aburto -como productora ejecutiva- y Diego Ferrer, como jefe en post-producción. El proyecto es un largometraje de ficción, el cual se realizará en Chuquicamata, en la Región de Antofagasta.

Para iniciar el trabajo de producción, los realizadores ahora se encuentran de visita en la provincia de El Loa, en la Segunda Región: “Estamos simultáneamente en la etapa de desarrollo  y pre producción, buscando financiamientos y aliados -principalmente en el Norte- y concretando las locaciones (…) tenemos ganas de ejecutar lo que hemos aprendido”, precisa Giadach.

Nos pareció que lo mejor para cerrar bien el proceso (educativo) era terminar con una película. El objetivo fundamental es lograr un resultado audiovisual de calidad, con bajo presupuesto. Para eso, estamos buscando oportunidades bajo el formato Crowdfunding (financiamiento colectivo), en donde buscaremos la colaboración e integración de todas aquellas personas interesadas en el proyecto”, asevera la egresada.

Tenemos todas las fichas puestas para filmar en febrero, pero siempre estando sujetos a la disponibilidad de actores, permisos de locaciones, etc.”, anuncia Giadach.

CHUQUI

Michelle Aburto (a la izquierda) y Belén Giadach, egresadas de UNIACC que hoy se encuentran en la pre producción de su largometraje.

-¿Cómo surgió la idea de este proyecto y por qué eligieron este lugar para trabajar?

Siempre quisimos realizar un largometraje. Independiente de la historia o el lugar, sabíamos que nuestro proyecto de título sería una película de larga duración y queríamos aprovechar la instancia de tesis para titularnos con un proyecto importante.

Escogimos la Segunda Región desde un principio, porque era una zona de gran interés para el proyecto, en el sentido de rescatar conceptos de belleza diferentes a las convencionales. Yo nací en Chuquicamata y fui parte de los desalojados del lugar, cuando tenía 16 años. Ahora mis padres y todos los chuquicamatinos viven en Calama. Cuando viajamos a buscar locaciones y un lugar específico del Norte para desarrollar una historia, nos encontramos con un Chuquicamata despoblado, parcialmente enterrado bajo gigantescos cerros artificiales de desechos, entre ellos mi casa y los lugares en donde crecí. Mis compañeros apoyaron completamente la decisión del lugar, ya que todas las historias, atmósferas y nostálgicos recuerdos serían el mejor sustento para iniciar nuestra película.

-¿Qué es lo que más ha llamado su atención o qué aspecto nuevo han descubierto en la realización de esta idea?

Sentirnos capaces para realizar algo que todos sabemos es un gran trabajo. Independiente del resultado, aventurarse es una experiencia grande sí o sí. Durante la universidad se trabaja principalmente el desarrollo de cortometrajes, que es muy bueno por un lado, pero el formato principal -y el que por lo menos como grupo pensamos es un fin del cine- apunta a la realización de larga duración.

En el camino hemos descubierto que no es tan terrible. De hecho, nos han sorprendido sobre todo las oportunidades dentro de la producción ejecutiva, que solía ser por lo general el tema más complicado de lograr.

Vemos que en realidad existe apoyo al cine, muy rebuscado, pero existe. Está disponible sin caer en los engorrosos fondos o las búsquedas de eternos auspiciadores. En el peor de los casos no se pierde nada. Al contrario, ya que esta es la instancia perfecta para aventurarse y arriesgarse, más aún con el respaldo de seguir siendo estudiantes.

Fotografías: gentileza de Belén Giadach.

Universidad UNIACC