Tomás Alzamora, cineasta premiado en Festival Internacional de Cine de Miami: “En la Universidad sí se pueden hacer proyectos grandes y que funcionan”

Noviembre 21, 2017 4:24 pm Por Deja tus comentarios
Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter


Uno de los mayores aprendizajes que me dejó esta película es que sí se pueden hacer las cosas. Nosotros no teníamos nada, solamente las ganas, pero lo logramos gracias al amor, el esfuerzo y al trabajo de amigos, de la familia, y de muchas personas de una comunidad de San Carlos, (…) Pero eso sí, uno tiene que hacer las cosas en serio”, advierte el director y guionista de “La mentirita blanca”, Tomás Alzamora.

El 16 de noviembre, en el Auditorio de la Casa Central de Universidad UNIACC, en Avenida Salvador 1200, Providencia, se proyectó el largometraje protagonizado por Rodrigo Salinas y Catalina Saavedra, actividad a la que asistieron alumnos de la institución.

La película es obra de distintos exponentes de la especialidad de Cine de Comunicación Audiovisual de Universidad UNIACC, como Pablo Calisto, en la producción ejecutiva, Michelle Mege, en la dirección de arte, y Matías González, como jefe eléctrico y parte del equipo de Fotografía. Posterior a la exhibición de la cinta, los realizadores conversaron con los alumnos de la institución, en una actividad moderada por el académico de la Escuela y también cineasta, Cristóbal Valderrama.

En marzo de 2017, “La mentirita blanca” fue premiada en el Festival Internacional de Cine de Miami,  en la categoría de Mejor Guion.  La película fue filmada en la comuna de San Carlos, en la Región del Biobío, lugar de origen de Alzamora.

Alzamora remarcó que “estoy muy agradecido de la Universidad UNIACC (…) y tenía muchas ganas de venir”.

Mentiritablanca2

De izquierda a derecha: el docente de Universidad UNIACC, Cristóbal Valderrama, y los principales realizadores de “La mentirita blanca”: Michelle Mege, Tomás Alzamora, Pablo Calisto y Matías González.

El realizador enfatizó que “en la Universidad sí se pueden hacer proyectos grandes y que funcionan. Uno se tiene que creer el cuento y aprovechar las herramientas que nos entregan… ¡Y hacerlo!”.

Uno de los aspectos que el productor Pablo Calisto destacó ante los presentes fue el papel que cumplió la comunidad de San Carlos en el rodaje de la película: “Es imposible haberla hecho de otra manera sin el apoyo que tuvimos de las personas en San Carlos, de toda la comunidad. No solamente el municipio, que nos dio recursos para hacer la película y que creyó en nosotros cuando esto era nada,  sino que también todas las personas que entregaron su apoyo desinteresado. Muchas veces no con el afán quizás de ganar plata, pero sí de querer enriquecerse y querer ser parte de la película desde el principio”.

Este compromiso es lo que Calisto define como “un cine social, un cine que impactó en San Carlos y que dejó algo. Dejó una película y un registro histórico de la ciudad, y la posibilidad de que mucha gente aprendiera cómo hacer cine”.

En tanto, Alzamora sugirió a los estudiantes que “es clave hacer las cosas sin esperar tanta recompensa. Y dar hoy el 200 por ciento o el mil por ciento de uno, porque la cosa no es mañana, ¡es ahora!”.

Universidad UNIACC