Vida académica a la par con la responsabilidad social

Septiembre 8, 2014 9:28 am Por
Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on Twitter

Amor-y-esperanza

“Es lindo ayudar a los que están postrados en una cama o que están sufriendo, porque así nos damos cuenta de cómo es la gente realmente y porque cuando veamos a otra agrupación que esté pidiendo colaboración, no vamos a pasar de largo sin dar nuestra ayuda”, asegura el estudiante de UNIACC, Fabián Carrasco, uno de los voluntarios en la colecta metropolitana de la Corporación Amor y Esperanza  Para Niños Con Cáncer.

El 2 de septiembre, siete estudiantes de carreras diurnas de la Universidad dijeron presente en la iniciativa de la entidad, la que se efectuó entre las 10:00 y 13:30 horas, en distintos puntos de la capital.

Se trató del tercer año en que UNIACC participa en este tipo de iniciativas con la mencionada corporación.

Los alumnos que cumplieron esta labor durante sus horarios libres fueron Katherine Plaza, Ivanna Quezada y Marco Ramírez, de Comunicación Audiovisual; Javiera Riquelme, Valentina Rojas, Génesis Rosales y Fabián Carrasco, de Traducción e Interpretariado Bilingüe (Inglés-Español).

“Decidí participar porque mi tía tiene cáncer, entonces me vi muy reflejado en ayudar”, confiesa Carrasco. “Además, nunca lo había hecho, por lo tanto, cuando me lo propusieron, no lo dudé ni un segundo”.

La participación de alumnos de UNIACC correspondió a una de las iniciativas en responsabilidad social universitaria de la Dirección de Asuntos Estudiantiles y Comunicaciones.

“Había personas que ni se daban el tiempo de mirar o de buscar aunque fueran 10 pesos. Obviamente, como en todos lados, hay excepciones, y a esas personas les decía que donar no te hacía ni más ni menos persona, así que igual les daba la seguridad y la confianza para que en otras ocasiones pudieran seguir cooperando”, asevera Carrasco.

“Que la gente se hiciera la loca y no ayudara creo que fue lo que más me marcó. Había personas que miraban y no hacían ningún gesto, o decían ‘¡Chuuuta, no tengo plata!’. Hubo un tipo que dijo, ‘¡Chuuta, se me olvidó!’, y le dije ‘¿Qué se te olvidó?’ Lo encontré súper tonto”, acusa.

Carrasco comenta que entre sus recados para el público durante la recolección estaban “cooperar no te hace más ni menos persona” o “hay personas que no se dan el tiempo de buscar 10 pesos”. “Pero cuando terminaba de decirlo, varios sacaban dinero”, precisa.

“Me gustaría decirle a los niños que no participaron que si se les da la oportunidad de hacerlo, que lo hagan (…) Creo que si me lo volvieran a pedir aceptaría encantado, porque es una linda labor ayudar a los niños y personas que tienen algún tipo de enfermedad”, sugiere el alumno. “Me gustaría decirle a las personas que no teman, que no les dé vergüenza, que no se hagan los que tienen dinero, ¡y que cooperen!”.

Universidad UNIACC