Alfredo Da Venezia

Alfredo Da Venezia es artista visual de profesión y se declara como “militante del diseño y simpatizante de la arquitectura” porque “todo mi trabajo está orientado en esta relación arte-vida”. Ha sido profesor en la UDLA y en la Universidad de Talca en sus escuelas de arquitectura y por más de diez años ha sido profesor de la Escuela de Diseño de Universidad UNIACC y será profesor del Diplomado en Impresión 3D de la Escuela.

Considera que el input de tener un artista visual como profesor en una Escuela de Diseño “tiene que ver con el nivel exploratorio” que entrega el arte y “que es que el origen del diseño viene del arte y de la arquitectura”. Alfredo nos cuenta que “el diseño nace de esta mezcla que es lo que conocemos como la escuela Bauhaus. La escuela Bauhaus es la matriz de todas las escuelas de arte, diseño y arquitectura del mundo occidental, por lo tanto, esa es la potencia de esta escuela”.

Docencia en UNIACC

Da Venezia imparte los talleres Cuerpo y Espacio en la Escuela de Diseño en los que toma los conceptos de ‘cuerpo’ y ‘espacio’ “como logísticas de proceso de trabajo que tienen que ver con cómo el diseñador ingresa al mundo explorando desde su propio cuerpo antes de diseñar hacia otro que es como la dictadura del diseño y la de la arquitectura, cuando se diseña para otro imponiendo ciertos códigos que uno no ha pasado”.

Alfredo trata esta relación en los talleres que imparte: “En ‘Cuerpo’ este taller lo que hace es primero explorar desde esa dinámica para que cuando construyan, no olviden que están construyendo para un cuerpo. Luego esa vinculación pasa al taller que se llama ‘Espacio’, entonces se hereda todo ese conocimiento y se empieza a vincular a esa persona en el espacio”.

“Un ejercicio muy simple es en el primer taller, es medir un metro con el cuerpo, saber dónde hay un metro entre extensión de brazos o caminando. Luego de eso, que es lo más básico y con lo que inicio, lo vuelvo a tomar en el siguiente taller y los hago medir el espacio”, nos cuenta el profesor y agrega con satisfacción: “Después verlos midiendo cosas y tener una certeza es súper lindo porque es un conocimiento. Uno empieza haciendo un juego y se dan cuenta que tienen una certeza que pueden llevarla de por vida y pueden entregársela a otro y ahí entienden un poco lo que es el diseño”.

Alfredo reflexiona que “esas son las relaciones del diseño con la experiencia que yo trabajo” y agrega que “el diseño no es hacer cosas si no que es una forma de pensar, de concebir el mundo. Todas estas disciplinas -artes visuales, arquitectura y diseño- son primero un pensamiento y un discurso y luego se manifiestan en cosas”.

“Para mí la experiencia UNIACC ha sido, con los estudiantes, la mejor. Llevo tantos años, no me imaginé que iba a durar tanto”, nos cuenta. “Lo interesante que por lo menos en la Escuela de Diseño, en la Facultad, ha sido que uno empieza a encontrar pares, no solo en los suyos, sino que en los estudiantes”, sostiene Da Venezia.

Impresión 3D y diplomado

Alfredo Da Venezia nos cuenta sobre sus inicios en el mundo de la impresión 3D que “yo entré a este mundo por un error, como siempre en mi vida”, y agrega “en términos simples la impresión 3D es un sistema de construcción por adición”.

La impresión 3D se relaciona directamente con la arquitectura y con los sistemas constructivos, pero no solo como herramienta para hacer maquetas, sino que repensando la forma en cómo se lleva a cabo la arquitectura. “No es solo la máquina, sino que es un sistema de construcción aditivo: es más allá de la máquina, es un como un nuevo paradigma de construcción. La impresión 3D supera la posibilidad de construir a escala. Es una nueva forma de hacer arquitectura” y agrega: “Quizás pensar que construir un muro en cartón no es construir un muro, sino que representar un muro, pero imprimir un muro nos podría llevar a un acercamiento de la experiencia de lo que es el problema del muro”.

En la concepción del nuevo Diplomado en Impresión 3D de Universidad UNIACC, que comienza en octubre, Da Venezia nos cuenta que le planteó al resto del equipo “hagámoslo desde el fracaso”. Y nos explica a qué se refiere cuando dice eso: “Empezamos a sacar cálculos y son cinco años de nuestras vidas involucradas en encontrar cosas que se las vas a decir en una clase a un tipo, pero esa clase a mí me tomo cinco años y de errores. Criándolos desde el fracaso. Pasamos todo el proceso nosotros, entonces ya viene con la práctica que cualquier error, ya lo sabemos porque nosotros mismos ya nos equivocamos, lo solucionamos y lo mejoramos”.

“Entonces en base a esa idea resumimos cinco años de nuestras vidas en un diplomado de tres meses para quien quiera tomarlo. Nuestra ambición es que la persona egrese del Diplomado, con los conocimientos no solo básicos, sino que con la astucia de que cuando él quiera hacer algo, se recuerde dónde encontrar las respuestas”, dice Alfredo.

Da Venezia tiene una mirada crítica en relación a la concepción de lo que llama “la dictadura del Excel” y reflexiona: “En un país sin industria, en un país tercermundista, necesitamos generarla, necesitamos generar primero el pensamiento de una industria, no podemos ser extraccionista tenemos que generar nuestros propios insumos. Por eso insisto, en un país sin industria, tener una pequeña industria en la casa es, para mí, revolucionario”.