Pablo Rivera-Vargas

¿Cómo las instituciones universitarias estudian, investigan, educan, y definen agendas de trabajo institucionales, políticas y de innovación frente a la digitalización y el uso masivo de datos? Esa es la pregunta que busca responder la conferencia organizada por la Escuela de Informática de la Universidad UNIACC y que tiene a Pablo Rivera-Vargas, quien es Profesor Lector del Departamento de Didáctica y Organización Educativa de la Universidad de Barcelona, como su principal exponente.

La actividad, a realizarse este jueves 28 de abril, a las 17:00, en formato online, se centra en un estudio exploratorio basado en un co-diseño y etnografía virtual, en el que se analizan los atributos y focos de interés de 31 centros de datos en universidades de 16 países. Aunque los centros analizados en este estudio tienen perfiles y enfoques diferentes, todos ellos investigan el uso intensivo de los datos y sus implicancias político-sociales, a la vez de promover su uso justo y ético en sus tareas administrativas, investigativas y pedagógicas.

La investigación busca contribuir a la potencial creación o transformación de centros de datos en instituciones de educación superior interesadas en abordar los retos del uso activo y extensivo de plataformas digitales y la consecuente generación masiva de datos e inteligencia artificial.

Pablo Rivera-Vargas es doctor en Educación y Sociedad por la Universidad de Barcelona (UB) y doctor en Sociología por la Universidad de Zaragoza. Además, es postdoctoral Research in Adult Education, University of Wisconsin-Madison, máster en Análisis Político y Asesoría Institucional (UB) y máster en Educación Superior (UB). En Chile obtuvo los títulos de magíster en Ciencias Sociales, en la Universidad de Chile, y sociólogo, de la Universidad de Concepción.

La principal área de especialización de este destacado académico se centra en la integración educativa de las tecnologías digitales, considerando la complejidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje en diferentes contextos, y en organizaciones complejas como las escuelas y las universidades. En este proceso, sus principales intereses han estado en explorar cómo el cambio impulsado por las tecnologías digitales está transformando, por un lado, las políticas educativas, y por otro, las formas en que los jóvenes aprenden, relacionan y valoran el conocimiento y su constitución como ciudadanos en la sociedad digital.