María Josefina Cabrera
Dirección de Género y Diversidad

Desde que llegó el 1 de abril a la Universidad UNIACC, María Josefina Cabrera no ha parado de trabajar para poner en marcha la nueva Dirección de Género y Diversidad, unidad que no solo está encargada de velar por el cumplimiento de las normas en torno a estos temas, sino que de crear una cultura de respeto y promoción de los derechos de las mujeres y las diferentes identidades sexuales dentro de la institución.

María Josefina Cabrera es doctora en Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile y actualmente cursa el diplomado “Mujer y políticas públicas globales”, en la Universidad de Chile. Como licenciada y Magíster en Historia, además de profesora de enseñanza media, se ha desempeñado en distintos ámbitos, desde el aula escolar hasta el Ministerio de Educación como curriculista del área de Educación Ciudadana e Historia. Entre 2012 y 2019, dictó y coordinó el curso Mujer y Sociedad en la PUC, y ha escrito el libro “Chile: Cien días en la historia del Siglo XX”, junto a Bárbara Silva.

A dos semanas de su ingreso a UNIACC, la Directora de Género y Diversidad dice que la creación de este departamento “se convierte en un hito, porque la Universidad quiere estar presente en estos temas que son tan importantes en la actualidad. Finalmente, no podemos dejar de participar y protagonizar un cambio cultural que involucra a tanto mujeres como hombres. La creación de esta unidad responde a un hecho puntual, que es la Ley de Acoso Sexual de las Universidades, que es una obligación que tenemos, pero realmente nos interesa ir más allá de eso. La búsqueda es crear una política integral y transversal e ir desarrollándonos como Universidad, intentando ser pioneros en este tema para situarnos y tener una voz propia como UNIACC”.

Consultada por la importancia de crear una cultura que abarque a todos los estamentos de la Universidad, incluyendo al estudiantado, funcionarios y académicos, María Josefina señala que “estamos convocando desde la Rectoría hasta los estudiantes, pasando por los administrativos y sindicatos, para crear un comité y una mesa, porque nuestra búsqueda es que esto sea lo más amplio posible, recogiendo la mayor cantidad de miradas y de puntos de vista. La UNIACC siempre se ha caracterizado por ser una Universidad diversa, entonces queremos desde allí posicionar nuestra oficina, y tomar esta ventaja que es nuestra diversidad para trasladarla a esta nueva unidad”.

-En las últimas semanas han acontecido varias denuncias por acoso callejero a estudiantes en el país. ¿De qué manera la creación de esta Dirección se puede hacer cargo no solo de lo que pasa en la calle, sino que lo que eventualmente puede pasar dentro de la Universidad en esta materia?

“Hemos observado con preocupación que la violencia no es solo algo que se está dando en los ámbitos educativos, sino que también en las calles y en el transporte público, y eso como Universidad nos preocupa muchísimo. Hemos visto casos de estudiantes que llegan muy asustadas y preocupadas y que necesitan una contención y un apoyo, y es justamente lo primero que la institución quiere brindarles. En ese sentido tenemos un área de apoyo psicológico que ahora está en proceso de ampliación. Además, tenemos una Clínica Jurídica que también trabaja con estudiantes, todo esto relacionado con Vinculación con el Medio. Nuestra oficina viene a sistematizar e integrar una serie de protocolos y procedimientos que tienen como objeto erradicar la violencia y ayudar a quienes son víctimas”.

-¿Cómo va la conformación de esos protocolos que luego se distribuirán a alumnos y funcionarios para saber poder actuar a denuncias?

“Si bien ya han actuado en distintos ámbitos de la Universidad, la idea es recoger eso y hacerlo de una forma más sistemática, organizada y revisada por la comunidad, porque queremos que todos participemos de estos procesos. En este momento esos protocolos se están revisando, y justamente en unos días vamos a dar a conocer los inicios de esta campaña porque estos documentos que deben conocerlos todos. En ese sentido vamos a iniciar jornadas de capacitación y una serie de elementos de difusión que permitan que todas las personas conozcan estos protocolos que nos permitirán tener una mejor vida como comunidad. Nuestra mirada esta enfocado en el buen trato, en el respeto y en realizar un cambio cultural no solo de castigo, sino de prevención, y que todos nos sintamos seguros y tranquilos dentro de la Universidad y ojalá fuera de ella”.

-¿De qué forma el estudiantado se puede acercar a la Dirección de Género y Diversidad?

La oficina ya está abierta a todos quienes quieran venir a conversar. Si es que tienen alguna inquietud o pregunta, tenemos los correos generoydiversidad@uniacc.cl y denuncias@uniacc.cl, y tendremos una serie de canales para que haya distintas vías de comunicación, desde la Vinculación con el Medio y directamente con la oficina que ya está creada y con sus puertas abiertas”.

-En el plano personal, ¿Cómo te vinculas a los temas de género y diversidad?

“Eso es interesante, porque estas preocupaciones siempre tienen una parte personal y no solo académica o intelectual. Yo soy historiadora, y he estado por distintas investigaciones y trabajos cercana a la historia de las mujeres, emergiendo en todos mis temas de investigación. Yo vengo de una familia de mujeres y tengo una hija, y uno quiere un mundo mejor y más seguro, entonces ciertamente uno tiene una cosa personal siendo mujer y siendo madre, en que es inevitable darles vuelta a estos temas. En ese sentido, tengo la suerte de poder aportar y hacer un cambio para que las cosas sean mejores”.

-¿Qué desafío representa para ti abrir esta Dirección y entrar en la Universidad UNIACC?

“Estoy muy contenta en la UNIACC porque siento que esta Universidad tiene una historia y un vínculo con las artes y las comunicaciones que nos da una ventana muy bonita para hacer algo que no solo importe acá adentro, sino que tenga un impacto afuera para la comunidad. Eso me hace mucho sentido. Por otra parte, creo que este desafío es importante para crear algo positivo que repercuta en la calidad de vida de todos los que estamos en esta Universidad. Siendo que ser parte de un cambio cultural es el principal desafío, llegando a todos los estamentos de forma constructiva. Sé que muchos acá adentro tienen una inquietud sobre estos temas y ahora van a poder participar”.

-Finalmente, ¿Qué tan importante es la creación de esta Dirección para el proceso de acreditación que está viviendo la Universidad?

“Es fundamental, porque la nueva ley y todo el trabajo que implica esta oficina es un requisito. Sabemos que es necesario hacer este cambio en vías de la acreditación, pero siempre pensando un poco más allá, porque esta oficina va a repercutir positivamente en otras áreas de la Universidad, como es la investigación, la convivencia, en ser parte de este cambio cultural. Tenemos que trabajar mucho y trabajar rápido, y en ese sentido estamos haciendo una serie de esfuerzos tratando de llegar a todas partes con estas nuevas ideas e inquietudes, y ciertamente sabemos que eso va a ayudar a lograr la acreditación. La Universidad está haciendo una serie de transformaciones que van a ser potenciadas desde esta oficina y eso traerá un impacto positivo”.