Retrógrada: la editorial que evoca la presentación en sociedad de jóvenes queer

La presentación en sociedad o baile de debutantes, es una tradición que a pesar de que suena lejana o antigua, aún se realiza en algunas partes del mundo, e inspiró el proyecto Retrógrada. Una editorial que revive un baile de presentación en sociedad de jóvenes adolescentes y que nació de la búsqueda de la identidad queer en Chile. En el proyecto, participaron estudiantes y egresados de UNIACC.   

El director de arte de Retrógrada, Manuel Santos, titulado de Diseño en UNIACC y quien actualmente cursa el magíster de Gestión Estratégica de la Comunicación (GEC), asegura que el baile de presentación en sociedad, es un evento donde hay ritos sociales, escrutinio público y donde “cada personalidad resalta como nunca”.

El proceso de creación de los personajes fue una cocreación entre Santos y el stylist Diego Díaz, estudiante de cuarto año de Diseño de Imagen, especialidad moda. “Las presentaciones en sociedad hace algún tiempo atrás resultan ser un hito muy importante, pero también generaban un ambiente repleto de prejuicios que hoy buscamos romper”, dijo Díaz a Latex Magazine.

Bárbara Pape, titulada de Diseño en UNIACC y actual estudiante del magíster GEC, estuvo a cargo de la fotografía. Su trabajo se centró en mostrar facetas interesantes y en resaltar cada personalidad y expresiones, hacia lo introspectivo y hacia “la constante lucha de egos que suele ocurrir”, cuenta Santos.

También se sumó como modelo y coreógrafo, Francisco Neón, quien ayudó para que se notara una conciencia de cada expresión en el cuerpo de los modelos de We Love Models que participaron en el proyecto: Javier Sánchez, Roberto Susperreguy, Franco Moreno y Santino Moreno.

La asistencia general, estuvo a cargo de Aranza Santos, estudiante de primer año de Diseño y de Pau Ramos, encargado de la producción de este proyecto realizado en marzo. La maquilladora, Andrea Díaz, y la estilista, Karen Valenzuela, buscaron otorgarle una personalidad distinta a cada uno de los modelos.

La editorial se dividió en dos partes, una que se publicó en Latex y la otra en Viste La Calle. Santos destaca que, en ambos lugares, tuvieron muy buena recepción del público. “Uno que no siempre está acostumbrado a ver hombres con falda, gente no binaria y chicos transgénero todo junto en una sola editorial”, asegura.