Teatro realiza taller de técnica Alexander con destacado profesor radicado en Nueva York

Con gran interés y convocatoria se realizó los días 23 y 24 de enero un taller de Técnica Alexander organizado por la Escuela de Teatro y Comunicación Escénica, el que fue impartido por el profesor, actor, director y traductor, Carlos Osorio Sordelli.

La técnica Alexander es un método sencillo y práctico para aprender a utilizar el cuerpo de una manera eficaz, haciéndose responsable del uso que se haces del mismo. Es un trabajo corporal que ayuda a liberarse gradualmente de los malos hábitos posturales, reduciendo por ello tensiones y dolores, mejorando la coordinación, el equilibrio, la seguridad y la libertad de movimientos.

La técnica fue creada por el australiano Frederick Matthias Alexander a fines del siglo XIX, como un trabajo beneficioso para cualquier actividad de la vida diaria. Desde hacer la compra hasta sentarse frente al ordenador o pasarse toda la jornada laboral de pie. Sus beneficios son muy conocidos entre deportistas, músicos, actores y cantantes, que a menudo aprenden técnica Alexander como parte de su formación.

Pero son también beneficiosos para cualquiera que viva una situación de dolor crónico, de estrés, de tener sometido el cuerpo a la misma postura durante horas; y también supone una mejora en la calidad de vida de mujeres embarazadas.

El profesor Carlos Osorio se formó en dos escuelas de Técnica Alexander en Nueva York. Tras estudiar durante tres años, comenzó a enseñar dando pequeños talleres en dicha ciudad, además de Santiago y Lima, en escuelas de danza y teatro y en enseñanza particular. A la hora de enseñar dice que busca ayudar a sensibilizar al cuerpo como un ser pensante en su totalidad, no sólo una comprensión intelectual sino también del cuerpo. “Algo como que el cuerpo escucha, el cuerpo habla y entiende”, dice.

Para su curso en UNIACC, se basó en un diseño de curso “abierto a cambios de acuerdo a como se va dando la interacción entre todas y todos. Sembrar una semilla de curiosidad y motivación hacia la técnica. Dar a conocer los principios de la técnica. Ejercicios guiados para sensibilizar el cuerpo y nuestra interacción con el espacio y objetos”.

-Este método no es solo para actores, sino que para todos los que buscan conectarse y trabajar con su cuerpo. ¿Cómo se logra una conexión más profunda con lo físico?
“Desacelerando, calmando la mente, entendiendo ciertos principios básicos como observar nuestra tendencia a reaccionar sin pensar en vez de pensar la respuesta o reacción; entender nuestra adicción a ver y pensar todo desde un punto de vista de juicio permanente, por nombrar algunos”.

¿De qué forma se puede reeducar la mente para tener mayor control y propiocepción del cuerpo?
“Con el corazón, con imaginación kinética y somática, con suavidad, amabilidad, entendiendo y comprender cómo nos usamos y tratamos, con empatía y compasión por uno mismo”.