La dupla conformada por las artistas Gabriela Pérez y Daniela Medina expone en la segunda muestra del año del ciclo Unamasuno, la que estará abierta desde el 1 de julio, de 15:00 a 18:00 horas, en Galería de Artes Visuales UNIACC (Av. Salvador 1231). En la muestra, conformada por una profesora y una alumna, se aborda el punto de encuentro entre lo visible y lo invisible, entre lo que se percibe con los sentidos y lo que se completa con la memoria o bien con la comparecencia de una imagen virtual.

En el caso de la profesora Gabriela Pérez, ella explora la realidad aumentada, proponiendo un fragmento, un símbolo incompleto, una figura geométrica como señal de un diagrama que puede ser continuado con nuestros dispositivos móviles, lo que parece estar cada día más cerca de un cotidiano tramado por la coexistencia de la virtualidad, una virtualidad que nos recuerda que la realidad es una construcción compleja, donde concurren la mediación a través del lenguaje, la cultura y el desarrollo tecnológico. Gabriela parte de esta condición y explora la creación de signos desde la insuficiencia de ambos mundos por separado, lo real y lo virtual, para explorar otros modos de configurar un cuerpo hibrido. Se trata de una obra compuesta de materia física y aplicación de interfaces digitales, de esta manera la artista interroga la naturaleza de estos elementos, sus posibilidades y sus límites.

Daniela por su parte, busca dar cuerpo a un vacío en la línea de sus recuerdos, apuntando a la necesidad de unir aquellos momentos borrosos a una narrativa que los integre a su identidad, así a través del video, simula una cotidianeidad desfasada, compuesta con registros propios y otros encontrados en internet, para evocar las emociones de un pasado sin imágenes.

Uno de los videos aborda el tiempo en suspensión, las emociones confusas y la monotonía de las acciones que buscan un escape en el cine y las historietas, únicas fuentes generadoras de recuerdos, “soportes de memoria que intento resignificar”, como dice ella, puentes para transitar desde un espacio imaginario al mundo real.

El segundo video se proyecta sobre un volumen que sobresale del muro, una abstracción de una ventana generando una capa animada sobre un objeto fijo, de este modo conviven y se pliegan dos materias, una imagen que fluye como el agua, protagonista en este video y la construcción de una pieza tangible que figura como portal entre un mundo interior y el espacio del “aquí y ahora”.