El alumno de cuarto año de Música y Composición mención Producción, Víctor Quezada, es parte del conjunto que estará interpretando “Picnic Suite”, de Claude Bolling, el próximo martes 19 de julio, a las 19:30 horas, en la Fundación Cultural Lo Prado, evento que cuenta con el patrocinio de la Universidad de las Artes y las Comunicaciones, UNIACC.

Picnic Suite es una de las manifestaciones musicales más optimistas del siglo XX, pareciendo ser la musicalización misma de la alegría de vivir. Esta música llena de vida, es aún más espectacular en la particular combinación instrumental que contrapone al ya característico trío de jazz (piano, contrabajo y batería), agregando el sublime timbre de la flauta y el delicado color de la guitarra. El resultado es una inteligente y encantadora combinación de la elegancia barroca con el swing moderno del jazz.

La obra musical del compositor francés Claude Bolling, “Picnic suite”, tiene una duración aproximada de una hora y consta de siete movimientos (Rococó, Madrigal, Gaylancholic, Fantastique, Canon, Tendré, Badine), la que estará a cargo de cinco profesionales de vasta trayectoria nacional e internacional como son Herman Sapiains (piano), Carmen Almarza (flauta traversa), Patricio Aravena (contrabajo), Raúl Ramos (batería), Víctor Quezada (guitarra).

“Este estilo me saca de mi zona de confort, aunque siempre me ha encantado el jazz y la música barroca. Es súper interesante la mezcla de ambos estilos, y aunque me saca de mi confort, pero a la vez en algunos aspectos me es familiar”, cuenta Víctor, agregando que llegó a tocar con este conjunto gracias a una invitación de Patricio Aravena, quien decidió darle un giro a “Picnic Suite” con un toque moderno al agregar contrabajo y guitarra eléctrica, instrumento que estará tocando él.

Para poder presentarse el martes, llevan ensayando de manera individual desde febrero y en conjunto dos meses y medio. “El proceso de ensayo ha sido muy de hilar fino, ensamblando todo para que suene bien. Ha sido un proceso en el que yo siento que he aprendido mucho, porque la música docta no es mi mundo, pero me han enseñado cosas en las que me sentía un poco ajeno. Al mismo tiempo, ha sido una experiencia muy amena, porque lo pasamos bien, y eso se transmite en la música”.

Víctor es el más joven del grupo, por lo que para él ha sido muy constructivo, aunque “me miran como un igual y no como alguien que está haciendo la práctica. Ellos me han ayudado mucho en la interpretación y a involucrarme en estas piezas del mundo docto que tienen un vocabulario y un lenguaje especial”.

La Fundación Cultural Lo Prado se ubica en Paseo de las Artes 880, metro Lo Prado, y las invitaciones se puede pedir mediante el sitio www.fundacionculturaloprado.cl o de manera presencial en sus oficinas.