Blog Uniacc

Yessenia Carvajal es publicista de Universidad UNIACC, trabajó en Microsoft, Start-Up Chile, Latam Venture Club, colaboró con la Universidad de Stanford, hoy es co-fundadora de Xinncap -la primera agencia de innovación para corporativos de Chile- y acaba de recibir el reconocimiento Young Leaders of the Americas Initiative, beca otorgada por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Cuando Yessenia partió su búsqueda para saber qué estudiar sabía que iba a estar ligada a las comunicaciones. “Descubrí que publicidad reunía un montón de disciplinas de muchas carreras en una sola profesión. Tenía fotografía, dirección de arte, comunicación audiovisual y sobre todo tenía creatividad, eso fue lo que más me motivó para estudiar publicidad”, nos cuenta.

Yessenia Carvajal es de Los Andes y postuló a UNIACC a través de Beca Talento Joven (actual Beca Talento UNIACC). “Soy de región” sostiene y agrega: “cuando veía a las universidades de Santiago, en especial UNIACC, tenía muy buena infraestructura, redes y posicionamiento, que era en ese momento, algo muy difícil de acceder para mí”.

“Cuando di la prueba, me enamoré de la Universidad, del espíritu, de las distintas carreras y cómo en el día a día se conectaban. Lo encontré súper mágico poder estar en un entorno así, estudiando una carrera ligada a las comunicaciones”, manifiesta Yessenia.

Tomar la decisión de estudiar en UNIACC y no en otras universidades en las que había quedado, finalmente, se debió a la preocupación y dedicación de una de sus docentes, Karin Beovic. “En ese tiempo, Karin Beovic, quien lamentablemente falleció, llamó a mi mamá y habló como una hora con ella para decirle, básicamente, las oportunidades que iba a tener en la Universidad y cómo querían que fuera parte, dado el potencial que tenía. Yo desde siempre he estado muy agradecida de ella, porque creo que fue clave en mi formación”, nos cuenta.

Para Yessenia, la experiencia de Beca Talento fue muy enriquecedora. “La multidisciplina la vi desde el inicio, desde que hice la fila para postular”, relata y nos cuenta: “Uno cuando viene de región, muchas veces cree que no tiene las mismas herramientas que la gente de Santiago o que viene con una desventaja, pero cuando llegué a UNIACC sentí inmediatamente que pertenecía a ese lugar”.

Las dos cosas que Yessenia más agradece y destaca de su formación de publicista en la Universidad son las herramientas tecnológicas y de infraestructura, y adicionalmente, que “te enseñan a creerte el cuento”, manifiesta y agrega: “Eso en verdad no te lo enseñan en la universidad en general, pero confiar en ti y en tus capacidades desde el inicio te da una ventaja competitiva. Desde que entré, me acuerdo que nos decían ‘sáquense el chip del colegio, ahora son estudiantes de publicidad en UNIACC’ eso lo decía mucho Karin, entonces logras cambiar el switch y te dices a ti mismo ‘lo que voy a hacer, lo voy a hacer bacán'”.

“Me enseñaron muy rápido, los primeros años, a creerme el cuento, a aprender que era capaz, que tenía las mismas oportunidades y las mismas herramientas que mis compañeros y que si lo hacía bien, con compromiso y prolijidad, lo iba a lograr”, reflexiona: “Eso de confiar en mis capacidades es algo muy bonito que me dejó la Universidad. Te motivan todo el rato y ese espíritu hay que destacarlo”.

Al final de su carrera universitaria, Yessenia –por medio de Work & Travel fue salvavidas certificada por American Red Cross en Wisconsin, EEUU. Esta experiencia le sirvió de muchas maneras: perfeccionando el idioma y aprendiendo distintas cosas. “Si pude rescatar a alguien, puedo hacer cualquier cosa, no me va a ganar un computador”, relata.  

Con esto, pudo perfeccionar su inglés. “Yo venía con un nivel de inglés muy básico de Los Andes. Cuando entré a UNIACC quedé en el nivel 1, así que tomé todos los años ramos de inglés, eso me permitió quedar con un nivel intermedio”, nos cuenta y agrega: “Si bien había aprendido en la Universidad, con mi experiencia viviendo en Estados Unidos logré practicar el inglés de verdad, y vuelves sin vergüenza, creo que el principal tema a la hora de hablar inglés, es que nos da vergüenza intentarlo por miedo a hacerlo mal”.

Microsoft

A Yessenia la contactaron desde Microsoft después de volver de EEUU, donde buscaban un perfil muy específico, una mezcla entre informática y marketing para el área de innovación y nuevas tecnologías, pero sin pedir una carrera en particular. “Partí en esa área, donde tenía que mezclar mis conocimientos de marketing y mis conocimientos de tecnología. El desafío era lograr enseñar a audiencias técnicas las nuevas tecnologías de desarrollo que traía Microsoft”, comenta Yessenia.

La experiencia de Yessenia en Estados Unidos con Work & Travel le sirvió mucho para conseguir el puesto en Microsoft. “Cuando estás partiendo siempre te dicen que no tienes currículum. Las empresas internacionales como Microsoft, valoran un montón este tipo de experiencias donde te arriesgas y logras asumir nuevos desafíos”, sostiene.

Por otro lado, mientras Yessenia estaba en Microsoft, la Universidad de Stanford llevó a cabo un programa de su Escuela de Negocios en Chile llamado Stanford Ignite. Duraba entre tres a cuatro meses, de viernes a domingo, en modalidad híbrida –presencial y online- y traían a profesores de Stanford, que impartían clases de negocios e innovación, a dar los cursos en Chile.

“A mí, por estar en el área de innovación y nuevas tecnologías, me tocó participar en este proyecto y voluntariamente decidí trabajar con Stanford durante tres años. Ahí aprendí un montón porque me estaba metiendo en temas de emprendimiento, innovación y nuevas tecnologías, que para 2012 eran temas súper incipientes. Cuando trabajé con Stanford logré entender mucho mejor el mundo de las startup, negocios muy disruptivos, con alta escalabilidad y que desde la Universidad de Stanford conocen muy bien”, relata Yessenia Carvajal.

A través de Stanford y por el apoyo de Microsoft al ecosistema de emprendimiento e innovación, Yessenia conoció a Rocío Fonseca, que en esa época venía llegando del MIT y era la nueva directora de Start-Up Chile, quien la invitó a ser parte del equipo –que buscaba convertirse en una aceleradora de negocios, la principal de Latinoamérica. “Al inicio no había una metodología clara para entregar herramientas a los emprendedores, nadie te decía cómo tenía que ser una aceleradora, era un concepto muy nuevo. Chile fue súper pionero en términos de emprendimiento e innovación a nivel mundial, y más al ser una política pública, el Gobierno fue muy disruptivo con Start-Up Chile”, explica Yessenia.

“Estuve a cargo de la red de mentores del programa, que reunía a expertos de todas partes del mundo, quienes buscaban apalancar a los emprendedores, identificando sus necesidades de negocio, apoyándolos en su crecimiento. También, tuve la oportunidad de encargarme de las herramientas de conocimiento de los emprendedores, formalizando una malla curricular para los distintos niveles del programa. La experiencia en Start-Up Chile fue sumamente enriquecedora para el momento en el que estuve, porque trabajé con cientos de emprendedores en distintas partes del mundo. Imagínate trabajar con emprendedores de más de 80 países en tu país”, relata.

Después de los dos años que estuvo en Start-Up Chile, Yessenia se ganó una beca de la Embajada de Israel. “Fui a estudiar innovación abierta y propiedad intelectual. Ahí aprendí mucho más de negocios, Israel es un referente en materias de innovación para el resto del mundo y es denominada la ‘Startup Nation’ ”, nos cuenta Yessenia.

Asimismo, comenta: “En Israel, tienen el concepto del ‘jutzpá’ que no tiene traducción literal, es un tipo de actitud, como si no hubiera realmente nada que te detenga de hacer cualquier cosa que quieras, se utiliza como sinónimo de ‘sana inconformidad’, y siempre con el común denominador de audacia. Creo que este concepto explica mucho de su cultura, por eso son tan buenos para los negocios, porque entienden desde la base que las conexiones, las redes y las oportunidades son para arriesgarse”.

Después de su experiencia en Israel, Yessenia Carvajal volvió a Chile y trabajó en Latam Venture Club, una asociación de venture capital -inversionistas de riesgo. “Ahí, estuve un tiempo y dije ‘este es el momento’. Había pasado por distintas experiencias y sentía que tenía que capitalizarlo y es así como decidí que era momento de armar mi propia empresa”, relata.

La empresa de Yessenia se llama Xinncap, una empresa de innovación cuya misión es promover la generación y transferencia de conocimiento tecnológico, la innovación empresarial y el emprendimiento dinámico.

“Con Xinncap buscamos profesionalizar el emprendimiento. Somos articuladores entre la empresa y el mundo del emprendimiento; promoviendo así, la innovación y las nuevas tecnologías”, relata.

“Mi próximo desafío es aprender y formarme más como gerente junto a mi socia y co-fundadora, Astrid Borgna, para llevar a Xinncap a nuevos mercados”, nos cuenta y siente que a través de la beca Professional Fellows Program de la Young Leaders of the Americas Initiative, otorgada por el Departamento de Estado de Estados Unidos, logrará poder avanzar en ese desafío.

“Lo principal es creer en tus propias capacidades, cuando conoces tus habilidades eres capaz de tomar grandes retos”, concluye Yessenia Carvajal.

Inscríbete Aquí