Los tarseros están dentro de los primates más pequeños que existen. Por algo se les conoce como “monos de bolsillo”. Si bien es un ser inofensivo dado su tamaño, transformado en un detective privado malhumorado y violento puede ser sorprendente, a la vez que tremendamente gracioso. Esa es la primicia de “Lorenzo Delgado, investigador privado” la serie animada creada y producida completamente por Martín Felice, quien es docente en la Carrera de Comunicación Digital, mención Animación Digital, de la cual también él mismo es egresado.

Tras 10 años de su estreno, “Lorenzo Delgado” fue recientemente premiada en el Digital Fest 2022 como la mejor serie animada nacional. En el mismo evento, Felice recibió el premio a Mejor Banda Sonora Nacional por su serie “Crononauta”, la que junto con su otro “mono animado” se pueden ver en YouTube.

Repasando la historia de “Lorenzo Delgado”, cuenta que la última temporada que realizó fue en 2018, por lo que durante seis años estuvo produciéndola por cuenta propia, usando sus tiempos libres y durmiendo poco. Aunque tuvo amigos que lo ayudaban un poco con la animación, voces y música, el 90 por ciento del trabajo era de él, lo que sin dudas era muy cansador, pero eso no ha hecho que desee terminar los últimos cinco capítulos, para lo que está postulando a fondos. “Fueron como seis años de pega paralela a mi trabajo formal, por eso era muy desgastante, ya que le destinaba mi tiempo libre”, dice, agregando que el reconocimiento recibido en el Digital Fest “fue bonito porque es primera vez que ‘Lorenzo Delgado’ gana un premio y es importante que sea 10 años después de su estreno. Estamos cruzando los dedos para que este reconocimiento nos sirva para los fondos”.

Con una voz ronca que contrasta con su pequeño cuerpo, Lorenzo Delgado debe lidiar con una conspiración en su contra, dentro de una historia que se va desarrollando a lo largo de los capítulos, pero en donde los chistes entrelazados en este universo noir son de suma importancia. “Más allá del guion, lo más importante son lo chistoso que son los capítulos. A la larga que la historia sea compleja no es lo relevante, sino que la gente se ría”, cuenta Martín, quien también ha sido reconocido anteriormente por “Crononauta”, serie animada de ciencia ficción y aventura en donde el foco esta vez está en la historia de un viajero temporal que llega al presente para prevenir un apocalipsis. “Acá yo me enfoqué en entregarle elementos que fueran súper distintivos y que la forma que se cuenta la historia sea muy distinta a películas o series como ‘Terminator’ o ‘Dragon Ball Z’”.

¿Qué tan importante ha sido la autogestión en tu carrera?

“Todo el tema de la autogestión es agridulce. Si bien profesionalmente aprendí muchísimo con Lorenzo Delgado, porque tuve que aprender de storyboard, de fondos y de producción, y me posicionó y me hizo conocido dentro del medio, también está el otro lado, porque es un trabajo no remunerado, donde se duerme poco, y que a veces impide tomar pegas más exigentes porque también tienes este proyecto al que le quieres dedicar tiempo. No sé si recomiendo la autogestión, aunque si quieren hacerlo háganlo, pero teniendo en cuenta que tiene un precio”.

¿Cómo ves la industria de la animación en Chile hoy?

“Creo que va en buen camino, hay harto terreno pavimentado, con hartos proyectos que han llegado a cadenas como Cartoon Network, chilenos nominados y ganadores del Oscar, coproducciones internacionales, la compra de un estudio chileno por parte de uno canadiense. Todo eso no pasaba años atrás, así que vamos bien encaminados para que eventualmente se consolide como una industria, ya que todavía dependemos de los fondos o de pegas comerciales, pero no hay un sistema de autofinanciamiento, que es lo que a la larga forma a una industria”.

Premios como los Oscar o la compra de Zumbástico Studios hablan bien de los profesionales chilenos.

“Talento hay muchísimo. Talento, creatividad ganas y empuje hay, y en cuanto a mano de obra, estamos en un nivel internacional hace mucho rato, pero falta que las formas de financiar o que los privados se atrevan a meter plata para que esto crezca a nivel de modelo de negocios, porque ya hay muchos profesionales chilenos que están trabajando directamente para afuera, como el caso de Bárbara Espinoza u otros más, y eso se debe a que las pegas chilenas no tienen el presupuesto que debiesen tener”.

Y en este plano, ¿Cómo ves a quienes fueron tus pares mientras estudiabas y también a tus alumnos actuales?

Las generaciones nuevas van subiendo el nivel, porque veo a los cabros que tengo y muchos de ellos tienen un nivel mucho más avanzado del que tenía yo o mis compañeros en tercer año. Los cabros vienen con la tablet bajo el brazo, entonces vienen más hábiles de manera innata. En cuanto a mis compañeros, varios se dedican a otras áreas de la animación como el 3D, pero en el área del dibujo animado hay pocos, pero por ejemplo están los Marmota Studios que son súper destacados y que salieron un año antes que yo, y que ya pusieron una serie en Cartoon Network”.