Decano de la Facultad de Arquitectura y Diseño, Juan Luis Ramírez; Rector Fernando de la Jara; Ministra de Salud, María Begoña Yarza y Directora Escuela de Psicología, Irma Morales

Ansiedad, depresión, estrés, incluso suicidio, esos son parte de los temas de salud mental que afligen a los jóvenes y que han aumentado producto de la pandemia. Dada la constante preocupación por parte de la Universidad por la salud de su alumnado y de toda la comunidad es que este viernes 19 de agosto estuvo invitada la ministra de Salud María Begoña Yarza, quien expuso frente a estudiantes de Psicología, Arquitectura y Diseño sobre el panorama nacional y los esfuerzos del Estado por mejorar los programas de salud mental.

La actividad fue presentada por el Decano de la Facultad de Arquitectura y Diseño, Juan Luis Ramírez, quien estuvo acompañado en la moderación de la Directora de Psicología, Irma Morales. Además, entre las autoridades presentes se encontraba el Rector Fernando de la Jara, la Secretaria General Karin Chinchón, la Directora de Género y Diversidad, María Josefina Cabrera y la Directora de Vinculación con el Medio, María Jesús Vera.

En su exposición la ministra Yarza habló desde su perspectiva de pediatra, en la que se sigue el crecimiento de las personas hasta que llegan a la adultez, siendo clara en señalar que pasado los cinco años de edad la gran mayoría deja de asistir a medicina preventiva, práctica que casi no se da durante la adolescencia y juventud. “En Chile tenemos una mirada complaciente sobre la salud, pero la propia Organización Mundial de la Salud nos invita a enfocar la mirada en temas relacionados con los jóvenes como la edad en que comienzan a consumir drogas y alcohol, además de los trastornos de ánimo. En esas materias si nos comparamos con 40 países similares, tenemos el peor desempeño”.

Para ella, la razón de esta realidad es porque no se hacen políticas públicas creadas especialmente para jóvenes. “Los adolescentes no acuden al sistema de salud como cuando eran niños. No tenemos cultura de ir a mirar cómo estamos o a conversar con otros sobre cómo estamos. Las mujeres van más por salud sexual y reproductiva, pero no van a otra cosa”, dice.

Además, agregó que la salud mental se puede mirar desde la perspectiva individual, que incluye enfermedades diagnosticadas como síndrome bipolar o anorexia, y de emociones como la ansiedad y la ansiedad. “Ahí se puede educar para manejar estas emociones. No todos los problemas son patologías. No se requiere ir al psicólogo o al psiquiatra para todo, menos tomar pastillas como solución”, afirma, agregando que “la solución está en cómo lo resolvemos. Uno siente que Chile está irritable. Hay que ir de a poco, y mi propuesta es que este espacio (la Universidad) sea un espacio sanador, que proteja y promueva la salud mental”.

En este plano, hizo énfasis en el suicidio como un grave problema en Chile, en especial entre hombres jóvenes, por lo que se requiere tener protocolos y medidas dentro de la Universidad.

Consultada por el Rector de nuestra institución sobre su diagnóstico del rol del Estado en la infraestructura y responsabilidad en la salud mental, la secretaria de Estado contó que “Chile gasta un 4,8% del PIB en Salud. De esos 12 billones de pesos, casi el 2% va a salud mental. Hay un tema ahí, por lo que queremos llegar a la cifra que propone la OMS que es de un 6%. Tenemos una brecha de psiquiatras, pero no de psicólogos, aunque si hay una brecha de estos últimos en los servicios de salud. Estamos construyendo un plan de acción porque tenemos una brecha de recursos y problemas de discriminación hacia las personas con problemas de salud mental. Eso hay que cambiar”.

Tras el término de la exposición, la ministra Yarza recibió un regalo de parte de las autoridades universitarias presentes.