El aseguramiento y la promoción de la calidad se han convertido en una de las tareas claves de la gestión de las instituciones de educación superior. UNIACC ha reconocido la relevancia de esta premisa y ha desarrollado una política y un sistema de aseguramiento de la calidad como parte de sus propósitos universitarios.

Por lo anterior, UNIACC ha definido un Sistema de Gestión de la Calidad (SAC) basado en el ciclo de mejora continua, el que considera cuatro fases centrales: planificar, hacer (ejecutar), evaluar (comprobar) y ajustar (mejoramiento continuo). Para su cumplimiento, incluye un conjunto de mecanismos y procedimientos aplicados en los distintos niveles de la organización, con miras al logro de sus definiciones institucionales. En consecuencia, el aseguramiento interno de la calidad se constituye en un factor transversal y objetivo estratégico en la Universidad, en tanto el sistema que lo soporta corresponde a la operación evidenciada de dicho compromiso.

Para el aseguramiento de la calidad en la Universidad, se busca articular adecuadamente los macro-procesos de Planificación Estratégica, Aplicación del Modelo Educativo, Análisis Institucional y Aseguramiento de Calidad, con las cuatro fases del sistema tal como se explica en la siguiente figura:

Definición de Macro – Procesos

Planificación Estratégica. Constituye la herramienta fundamental para el desarrollo de la Universidad. Es un proceso continuo, técnico-político, sistemático, reflexivo, participativo, crítico y autocrítico, que promueve el cambio, y precede y preside la acción para la toma de decisiones.

Modelo Educativo.  El Modelo Educativo UNIACC reúne y materializa las diferentes teorías que, propuestas desde el Proyecto Educativo, se encuentran a la base de lo que la Universidad entiende como enfoque constructivista, orientando su quehacer formativo.

Análisis Institucional. Focalizado en la recolección de datos y en las estrategias analíticas en apoyo a los procesos de toma de decisiones institucionales. 

Aseguramiento de la Calidad. Incluye el sistema interno de aseguramiento y gestión de la calidad institucional, el cual debe abarcar la totalidad de las funciones universitarias con el propósito de demostrar capacidad de autorregulación y mejoramiento continuo.